miércoles, 26 de noviembre de 2008

Un señor ingeniero

Don Eugenio Ruano fue el primer ingeniero de minas que conocí en Ariño, hacia el año 1945. Era el ingeniero de SAMCA y tanto él como su familia daban una imagen admirable y ejemplar a todo el pueblo. Tenían esa sencillez, elegancia y bondad propias de los verdaderos señores. Cuando, junto con su familia, iba a oír misa a la iglesia del pueblo, don Eugenio la seguía desde los primeros bancos con especial devoción, atento siempre a su inseparable misal. Era el único que lo utilizaba entre todos los varones, que por cierto teníamos asignados los bancos de la parte del Evangelio, es decir de la izquierda, según se entra en la iglesia. Muchos estábamos pendientes de lo que hacía don Eugenio, para saber cuándo teníamos que arrodillarnos, ponernos de pie o sentarnos, ya que entonces el sacerdote oficiaba la Misa de espaldas al personal y no podía dar instrucciones para corregir, si era preciso, nuestra posición. Las mujeres, que ocupaban los bancos de la Epístola, creo que estaban más al corriente de las posturas que se debían adoptar en cada momento, pero algunas también dudaban y por eso no eran para los hombres una referencia del todo fiable.

Don Eugenio subía a la iglesia con su familia en coche, y tenía toda la plaza para dejarlo, ya que entonces solo había en el pueblo algunos coches de SAMCA y el del señor Bordíu, que por su aerodinámica forma denominábamos “el pepino”. La ausencia de coches nos iba de perlas a todos los chicos para jugar continuamente en la plaza y, aunque jugábamos por todas partes, este era el sitio más seguro para localizarnos. Una observación: cuando digo plaza quiero decir la del Ayuntamiento, por ser la principal, porque en Ariño, más o menos importantes, hay varias plazas, además de una más pequeña que llamamos “la replaceta del médico”.

Don Eugenio y su familia procedían de Madrid y se decía de él, que durante la República había ocupado un puesto importante en un ministerio. A mi entender esto debía de ser cierto porque tenía categoría técnica y humana sobrada para ello.

Nunca tuve oportunidad de hablar con él, pero todos decían que era una persona culta, competente, amable y asequible y una prueba de ello fue que, siendo muchas sus ocupaciones, daba clases al hijo de un empleado de la herrería de SAMCA, simplemente porque fueron a pedírselo.

Cada año, el día de Reyes, decía unas palabras de felicitación desde el escenario del cine-teatro de la Empresa, en el acto de entrega de juguetes a los hijos de los mineros, juguetes que normalmente eran los únicos que llegaban a nuestras manos y por eso los valorábamos mucho, los cuidábamos bien, y jugábamos durante varios años con ellos.

Mi padre contaba las siguientes anécdotas sobre don Eugenio:

En cierta ocasión el encargado del taller mecánico apareció en su despacho con un cabreo monumental causado por un empleado que por lo visto le había faltado gravemente al respeto y, entre otras cosas, dijo: “A mí ese tío que no me joda, que cojo la pistola y le pego cinco tiros”. A lo cual don Eugenio, sin inmutarse y mirándole por encima de las gafas, le contestó: “hombre… con un tiro bien pegao es suficiente; no hace falta gastar tanta munición en balde”. Con esta broma dejó desconcertado al enfurecido encargado, y las aguas comenzaron a volver a su cauce.

Otro día, yendo por el interior de una de las minas, acompañado por el encargado general que era el tío Salvador, parece ser que el techo era bajo y había que caminar agachados, lo cual para don Eugenio, que era ya mayor y por añadidura miope, le resultaba dificultoso; total, que dio con la cabeza en una viga; y como entonces no se utilizaban todavía los cascos protectores, se hizo daño, y se quejó amargamente del golpe recibido. Algo más adelante, se dio de nuevo, y entonces dijo: “Rediez Salvador, otro golpe... y además en la misma”. El tío Salvador, ingenuamente, le contestó: “No, don Eugenio, que el otro ha sido en la trabanca de allá detrás”. Y don Eugenio concluyó: “No, Salvador; yo quería decir en la misma cabeza”.

La vida de don Eugenio debía de estar llena de anécdotas, en correspondencia con su inteligencia y fino sentido del humor. Yo solo conozco las que mi padre contaba con el cariño y el respeto que evidentemente le tenía. Estos sentimientos se me contagiaron de tal manera que, cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, contestaba de carrerilla: “Yo de mayor quiero ser ingeniero, administrador o encargao”. Y la respuesta de los mayores, era: “Para, para, que si sigues bajando te vas a quedar en nada” y se reían mucho. El caso es que mi vocación para ser ingeniero, que se manifestó cuando tenía poco más de veinte años, posiblemente era el fruto tardío de la semilla que con su ejemplo dejó en mí, mi admirado don Eugenio Ruano, q. e. p. d.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sr. Salvador:

Desde hace unos días, me he incorporado a la revista Entaban. Escribo poesía y prosa y soy natural de Barcelona. Es un placer y un honor, compartir esta experiencia con usted, y espero seguir disfrutando con sus relatos y con sus crónicas.
No siempre tenemos la suerte de ser comentados en nuestros blogs, pero sepa usted que aunque no presuma de literato, sus relatos son de gran calidad humana, y eso les confiere un interés que va mucho más allá de lo meramente estético.
Le mando un abrazo si me lo permite, y le animo modestamente en su trabajo, que me parece excepcional.
Atentamente:

Cesc Fortuny i Fabré

salvador macipe dijo...

Amigo Cesc, tu comentario me ha parecido genial y lo agradezco muchísimo.

Has aterrizado en este pequeño pero maravilloso pueblo de Teruel y estoy convencido de que tienes asegurada la más cordial bienvenida.

Casi todas las familias de Ariño tenemos grandes vinculaciones con Barcelona. Yo mismo estuve seis años en esa gran ciudad estudiando ingeniería industrial y allí viven mis hermanos y algunos de mis sobrinos.

ENTABAN se prestigia con tus colaboraciones y los que llevamos aquí un poquito más de tiempo te recibimos con los brazos abiertos. Por lo que a mí respecta, aunque no entiendo la poesía, respeto y admiro sinceramente a los poetas porque creo que tenéis una sensibilidad y unos dones muy especiales.

Ojalá que esta experiencia te produzca satisfacciones y que nosotros sepamos apreciar y valorar tus cualidades literarias y humanas que intuyo que son extraordinarias.

Un cordial saludo.

Salvador Macipe

Visitas desde el 15-09-2008
Visitas desde el 22-06-2009... contador de visitas
contador de visitas